Publicidad

Acuicultura ornamental: Cría de guppys

IPac. - 15 July 2007

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Cultivar peces exóticos, de brillante colorido, a través de técnicas de la acuicultura, es una actividad enormemente antigua que, teniendo su origen en Asia, se ha extendido por el mundo como consecuencia del desarrollo de la acuiriofilia a nivel internacional. Concretamente Asia, y principalmente China y Japón, fueron quienes iniciaron realmente una cultura milenaria en cuanto a la cría de este tipo de peces (y paralelamente a la producción de peces para consumo) con una finalidad ornamental que posteriormente se trasladó a Europa yAmérica en los siglos XVII y XVIII. El Poecilia reticulata, especie comúnmente conocida por "guppy", es un pez muy popular en el ámbito acuarístico del que a día de hoy se han logrado desarrollar gran cantidad de variedades. Si bien su origen es centroamericano, entre los principales productores de este tipo de peces ornamentales se encuentran países asiáticos como Indonesia, Vietnam o Japón, y ya más hacia occidente, países como Israel, con una piscifactoría de agua dulce ornamental muy importante y en gran parte destinada al autoabastecimiento. Con un mercado de dimensión importante, con Asia y EEUU como mayores exponentes (en EEUU la acuariofilia es el segundo pasatiempo más importante después de la fotografía) y también en expansión, la cría en cautividad de especies ornamentales se considera una actividad económica en auge en distintos países del globo. En España más del 90% de los peces ornamentales que se comercializan son de importación. Y el guppy común se encuentra entre las especies más demandas. Jon Larreategi, técnico en acuicultura, explica a IPAC las características principales de un novedoso proyecto que ha diseñado centrado en la acuicultura ornamental, y fundamentalmente en la producción de guppys, con una línea de trabajo mejorada encaminada a la producción de "high guppys" (o guppys de colores más vivos, insólitos, o de colas muy diferentes a los comunes). ¿Qué tipo de pez es el guppy y por qué el interés en su cría en cautividad? El guppy, de nombre científico Poecilia reticulata, es un pequeño pez que se halla en estado salvaje desde el norte de Brasil y Venezuela hasta Méjico. De agua dulce, vive en las partes lentas de los ríos y en charcas y se ha extendido de forma muy importante por Centroamérica como resultado de su utilización en campañas contra insectos. Es un pez que suele medir entre 5-7 centímetros, siendo los machos más pequeños y de colores más vivos. El macho también presenta una cola más desarrollada y colorista, en forma de abanico en la mayor parte de los casos. Se alimentan principalmente de insectos y toleran temperaturas que van desde los 16 a los 28 Cº, aunque su temperatura óptima se sitúa en los 25ºC. Son peces vivíparos. Cuando se encuentran en fase reproductiva, la aleta anal del macho sufre una metamorfosis convirtiéndose en un gonopodium con el cual fertiliza a la hembra, que a su vez indica su madurez cuando desarrolla un punto oscuro en la aleta anal. ¿Por qué existe un interés en la producción de guppys?, el guppy es un pez enormemente popular en el ámbito de la acuariofilia, incluso puede ser considerado como "el rey del acuario"; es bonito, y fácil de criar. Personalmente, conocía las técnicas del acuario en agua dulce después de trabajar con el pez cebra, y como acuariófilo aficionado también había podido apreciar que no existía, ni existe prácticamente, producción nacional; que la demanda es muy alta y que los guppys importados son de calidad bastante limitada. ¿Cuáles son las principales características del proyecto, tanto en cuanto a su funcionamiento como en cuanto a la tecnología empleada? El proyecto que he diseñado contaría con una planta de 300 metros cuadrados en la que se instalarían entre 240 y 260 tanques de 630 litros, con 400 guppys por tanque aproximadamente, todos de la misma puesta, y separados machos y hembras; estos tanques estarían superpuestos en dos plantas. Y como son peces de cultivo rápido, que alcanzan el tamaño para la venta en unos tres meses, la rotación sería bastante continuada sobre todo en las fases de reproducción y cría larvaria. La producción se ha divido en tres partes: una zona de reproductores por baterías de acuarios, de seis litros cada acuario, para mantener individualmente los peces con vistas a buscar líneas de "high guppys". Otra zona en la que estarían separadamente -en acuarios distintos- los machos y hembras de guppys, que se pasarían a un tanque común para realizar la reproducción (en esta misma zona, una vez que la hembra esté en condiciones de liberar las larvas, se pasaría a otro tanque, y ya realizada la puesta, se mantendrían las crías durante quince días en ese mismo tanque devolviendo a la hembra a su lugar de origen). Transcurridos quince días desde la puesta, que es cuando se pueden separar por sexos, las crías pasarían a una tercera zona, que es la sala de cultivo, donde estarían un tiempo cercano a los tres meses. Por otra parte, la planta sería un local climatizado en torno a los 25 grados con aireación y filtración; y cada uno de los tanques, de entorno a los 630 litros, llevaría un filtro de biobolas y de esponja y un calentador regulador. El cambio de agua de los tanques se haría semanalmente y en un 20%, y el agua, que podría ser de manantial o directamente del grifo, se podría reutilizar por biofiltración mediante un sistema cerrado de recirculación. Esto me permitiría, por un lado, reducir costes, y por otro, que el agua pueda salir de la planta totalmente tratada y sin ningún tipo de riesgo. En cuanto al agua, ¿se necesita un tratamiento importante antes de su utilización en los tanques? Los guppys, para su crecimiento, no necesitan calidades de agua excesivamente exigentes. En términos generales, sólo habría que tratarla un poco. Pasaría a depósitos de adecuación, a 25ºC, para que no se produjesen choques en los cambios de agua y se utilizaría un sistema de filtración, más exhaustivo, por ozono, en el caso de los reproductores y también para las crías; y obtener así un margen algo mayor en las tasas de supervivencia. ¿Se podría decir que la tecnología para la cría en cautividad de guppys está muy desarrollada? La tecnología es muy similar a la de otros cultivos de peces, simplemente es cuestión de adaptarla, de modificar los parámetros a tener en cuenta; porque no es lo mismo trabajar con agua salada que con agua dulce, con agua fría o con agua caliente. Pero a grandes rasgos sería una adaptación de lo que existe en la acuicultura en general. No existe un material tecnológico específico y concreto para este tipo de cultivo. Lo novedoso con respecto a cultivos de otros países es que se realiza bajo unas condiciones controladas y de manera más intensiva, y no como en Asia, por ejemplo, donde se crían en balsas de dimensiones muy importantes, y donde se dejan crecer para, posteriormente, proceder a una tarea de despesque. ¿En qué tasas de supervivencia se mueve la producción de guppys? ¿Existen problemas en cuanto a su alimentación, o en cuanto a enfermedades? Las tasas se supervivencia son bastante altas, en torno al 80-90%. Como he señalado, se trata de un pez vivíparo, que no pone huevos sino que las crías nacen directamente de la hembra. Y si bien se han de separar las crías tras su nacimiento para evitar problemas de canibalismo, éstas nadan y comen desde el primer día, evitando esa fase crítica que supone el pasar de huevo a larva o el estado larvario, y su adaptación al medio. En cuanto a la alimentación es un tema que se tiene bastante dominado. Directamente, lo que se ha hecho es plantearse la opción de escama de pecera, que cuenta con aportes vitamínicos, no tiene ninguna carencia y es un material de gran calidad. Por lo que respecta a los reproductores, y para que estén un poco más fuertes, también artemia o larvas congeladas de insectos. Los "problemas" con la alimentación, si podemos llamarlos así, podrían surgir por que estos peces comen en suspensión con lo que hay que tener cierto cuidado con la cantidad de alimento a suministrar; en este caso la limpieza de los fondos es muy importante para que no descienda la calidad del agua. Por lo que respecta a las enfermedades la más preocupante puede ser el hongo de punto blanco, una enfermedad muy extendida en acuariofilia, pero hay productos concretos y su curación es sencilla. Se trataría simplemente de aplicar un tratamiento. ¿Con qué otros problemas se puede encontrar la cría de guppys? Si se tienen los parámetros bien controlados no habría mayor problema. Una vez controlado el espacio que necesitan para nadar y la densidad de los tanques (un guppy por cada dos o tres litros de agua y seis litros para reproductores), la temperatura, el pH, un nivel de nitritos bajo, si se realizan los cambios de agua pertinentes, si existe una oxigenación adecuada, etc. no habría, como digo, mayor problema. ¿Cuál es la producción estimada en este proyecto? La producción de guppys que he estimado se encuentra entre los 3.000 y 4.000 individuos semanales. Realmente es una aproximación con vistas a tantear el mercado. En verdad no se conoce con exactitud cuál es la cantidad de guppys que llegan a España del exterior. Podría estar entre los 20.000 o los 30.000; no hay cifras exactas conocidas, pero por ejemplo una de las empresas que importa mayor cantidad está en torno a los 3.000-4.000 guppys semanales. En principio considero que es una cantidad adecuada para este proyecto empresarial porque la demanda es importante. Se podría sacar esta cantidad sin mayor problema, y posteriormente, y una vez explorado el mercado, se podría optar por extender la producción. ¿Qué ofrecen estos guppys con respecto a los de de importación? ¿Se podría competir con los precios de guppys de procedencia asiática, por ejemplo? Competir en precio es muy complicado, y eso a pesar de que el coste del transporte eleva dicho precio, pero lo que realmente se pretende es competir en calidad. Los guppys que a día de hoy llegan a España, procedentes de países asiáticos, principalmente, son de una calidad bastante reducida. Las condiciones en las que se realiza el transporte y la duración del mismo, hace que en muchos casos, por ejemplo, se abuse de los antibióticos para que aguanten el viaje, lo que puede provocarles cierta "adicción" y muchas dificultades de adaptación, e incluso la muerte, una vez instalados en un acuario con agua limpia y de calidad. Este es uno de los factores importantes por los que el proyecto puede salir reforzado: calidad del guppy, viajes más cortos, se trata de un producto nacional y lleva parejo un control de calidad en su producción. Una segunda línea de trabajo de este proyecto consiste en la producción de "high guppys" Así es. Sería una especialización que iría más allá de los guppys comunes, sobre todo en cuanto a sus colas y colores. El macho común, de colores vistosos, tiene una cola en forma de abanico, amplia y redonda; pero existen otras variedades de guppys que pueden tener una cola en forma de uve o de tijera o el pez integramente de un solo color, negro, por ejemplo. Se trataría de desarrollar nuevas líneas diferentes al guppy común realizando selección de reproductores con vistas a obtener este tipo de resultados. En el caso de los high guppys, no existe un mercado al uso como podría ser el de los guppys comunes; todavía está por crearse pero existe esa demanda, sobre todo vía Internet, y se trataría de abarcarla e incluso expandirla a tiendas especializadas en venta de peces ornamentales. Se requiere de un trabajo inmenso y concienzudo y la labor de acuario sería más meticulosa y algo más compleja, pero también es verdad que se llegan a pagar precios muy importantes por ejemplares de estas variedades. Mi meta, en este caso, es lograr unas líneas de reproducción directa de modo que un grupo de reproductores me ofrezca, en una proporción alta, una cantidad determinada de high guppys de forma constante.
ipac. en Twitter

© 2014 IPacuicultura Nota legal Política de privacidad Por ipho