El Gobierno aprueba una nueva regulación de la pesquería de atún rojo en el Atlántico oriental y Mediterráneo

Ipac. - 11 de febrero de 2019

Foto: IEOEl Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto por el que se regula la pesquería de atún rojo en el Atlántico oriental y Mediterráneo. Con dicha norma se incorpora al ordenamiento jurídico español las disposiciones del Plan de gestión de la pesquería, aprobadas en Dubrovnik en 2018, por la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT).

El nuevo marco regulatorio español, subraya el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), mantiene un elevado nivel de exigencia en materia de gestión y control, lo que garantizará la sostenibilidad del recurso después de que ICCAT diese por concluido el plan de recuperación, iniciado en 2006, para adoptar un plan de gestión cinco años antes de su objetivo previsto, lo que significa un rotundo éxito en la ordenación de esta pesquería.

En la reunión anual de ICCAT se refrendó el Total Admisible de Capturas fijado para el trienio 2018 – 2020, correspondiendo 28.200 toneladas para 2018; 32.240 toneladas para 2019 y 36.000 toneladas para 2020, lo que para España supone llegar a más de 6.000 toneladas.

En base a los criterios de historicidad, empleo y dependencia de la pesquería recogidos en la Ley de Pesca Marítima del Estado se asignan, en forma de posibilidades de pesca trasmisibles, el 87,15% de las posibilidades de pesca de España a las almadrabas y los buques de cebo vivo del Cantábrico, palangre de superficie del Mediterráneo, línea de mano del Estrecho, y cerco en el Mediterráneo. Otra parte de la cuota se asigna a las flotas artesanales del Mediterráneo, Estrecho y Canarias, además de habilitar un pequeño porcentaje de captura accesoria para el palangre y la costera del bonito.

“Mediante el nuevo Real Decreto –resume el MAPA- se simplifica la normativa de gestión, se mantienen los mecanismos de control para consolidar la buena situación de esta pesquería, se establece un reparto equilibrado, y se reconoce los esfuerzos realizados por todas las flotas junto con las administraciones para la plena recuperación de esta especie”.

La recuperación del atún rojo ha supuesto un espaldarazo a la correcta gestión de las organizaciones regionales de pesca, en este caso ICCAT, que ha conseguido recuperar el recurso gracias a un ejercicio conjunto de responsabilidad en la gestión de la pesquería en el que España ha sido líder en cumplimiento y vigilancia.