Publicidad

iMare Natural: ortigilla de mar, espardeña y pepino de mar en acuicultura integrada

IPac. - 27 de marzo de 2013

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Linkedin Imprimir

Investigadores granadinos han conseguido cultivar en cautividad ortiguilla de mar (Anemonia sulcata), y ya han iniciado el cultivo de la espardeña o de ‘pepino de mar’ (Stichopus regalis), aunque éste se encuentra en fase de investigación inicial, han informado desde la Universidad de Granada. “Ambas especies tienen un enorme potencial culinario y excelentes propiedades nutricionales”, señalan las mismas fuentes.  Además de estas dos especies, los científicos también han logrado cultivar artificialmente una planta marina, la salicornia, también llamada “espárrago de mar” en España.

Estos logros han sido resultado del trabajo de la empresa iMare Natural S.L., ‘spin-off’ de la Universidad de Granada, que se dedica a la diversificación de los cultivos marinos en el sector de la acuicultura integrada, una práctica fundamentada en el máximo aprovechamiento de los aportes orgánicos excedentarios procedentes del cultivo o explotación de una especie. Así, en este caso, y mediante  un eficiente sistema de bombeo y canalización, los aportes orgánicos son reciclados y aprovechados para convertirlos en fertilizantes o aportes nutricionales, que posteriormente se emplean para otros tipos de cultivos auxiliares. Los excedentes alimenticios y desechos orgánicos de un cultivo acuícola son remineralizados, a su vez, por otra especie, mediante un cultivo acuapónico para crear sistemas en equilibrio y con sustentabilidad ambiental mediante la biomitigación.

NUEVAS ESPECIES CON GRANDES POSIBILIDADES
En la actualidad, la captura de anémonas y su posterior uso en restaurantes y establecimientos de cocina ‘gourmet’ ha provocado un notable declive y peligro de estas poblaciones animales, “deteriorando considerablemente el nicho ecológico de la zona costera e intermareal, debido a la aparición de furtivos y la sobreexplotación por su alta rentabilidad económica, recuerdan desde la Universidad granadina. Esta especie, cultivada por primera vez en Granada, “apenas tiene calorías, y aporta componentes esenciales para nuestra salud, debido a su elevado contenido de proteínas, colesterol y purinas, y bajo contenido en grasas”, destaca Pedro A. Álvarez, uno de los investigadores y fundador de iMare Natural S.L.

Por su parte, la salicornia (espárrago de mar) contiene entre el 30 y el 40 por ciento de proteínas, calcio, magnesio, potasio y sodio, y un elevado porcentaje de ácidos grasos esenciales (omega 6), que puede alcanzar hasta el 75 % en el caso de las semillas. Este alto contenido en ácido linoleico permite reducir considerablemente la cantidad de colesterol en sangre. Esta planta se riega con agua de mar, y cada vez se emplea más como acompañamiento en platos de pescado o mariscos, o cocida con otras verduras. “Además, la salicornia es un cultivo rico en aceite que puede ser utilizado también para la generación de biocombustibles”, afirma el investigador.

En último lugar, la espardeña es un producto muy apreciado gastronómicamente en Cataluña, las Islas Baleares y Valencia, donde puede alcanzar precios de hasta 150 euros por kilo. Antiguamente, “su consumo se asociaba a los pescadores con bajos recursos económicos, pero hoy en día se sirve en restaurantes de alto nivel”.

ipac. en Twitter

© 2018 IPacuicultura Nota legal Política de privacidad Por ipho