Publicidad
Las bateas de alta durabilidad para moluscos de RDC ya operan en el Mediterráneo, el Atlántico y el Cantábrico

Hacia la revolución europea en la producción de moluscos

IPac. - 13 de abril de 2019

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Linkedin Imprimir

Research and Development Concretes (RDC) con sede en Valencia es una empresa dedicada a la innovación con composites avanzados, especialmente materiales cementicios de alta durabilidad con fibras de refuerzo. Nacida en 2015, esta empresa de ingeniería enfocada al desarrollo de soluciones con hormigones especiales en el sector de la construcción, dio el salto a la acuicultura al poco de nacer, y más concretamente a las plataformas para cultivo de moluscos bivalvos. Es más, dado el carácter innovador de estas estructuras, y como única forma de llevarlas al mercado, crearon una nueva empresa, Preffor (Prefabricados Formex).

A pesar de sus escasos cuatro años de vida, y sin formar parte de primer plan estratégico, RDC ya tiene cinco bateas a pleno rendimiento fabricadas con su compuesto cementicio registrado como Formex®. Una se encuentra en aguas del Cantábrico y, dedicada al cultivo experimental del moluscos, es propiedad de AZTI; otra, destinada a la producción de mejillón, es propiedad de la empresa valenciana Clóchinas Navarro; dos son propiedad de la empresa gallega Barlovento, que también están produciendo mejillón en la Ría de Arousa, y la quinta, en este caso dedicada a la producción de ostra, pertenece a Ostras de Valencia.

¿Cuáles son las características que explican el importante recorrido de estas plataformas en tan poco tiempo?. Trabajando con la misma maquinaria, se trata de una batea más industrializada, más sostenible, durable, flexible y de mantenimiento mínimo.

Hemos hablado con Esteban Camacho, director de Innovación de I+D en hormigón de la compañía, quien, en el artículo que se puede descargar aquí, nos explica cómo se adentró esta empresa con sede en Valencia en el sector de la acuicultura, y más concretamente en el de las bateas para moluscos; y cómo gracias al proyecto H2020 SELMUS que les fue concedido pudieron realizar los ensayos de laboratorio a escala real con vigas de madera y vigas fabricadas con Formex®  así como la instalación de sensores en plataformas flotantes en el mar para monitorizarlas. Su propósito: saber cuál era el comportamiento tanto del material como de la estructura en condiciones reales.  Porque, como destaca Camacho, “el material es una condición necesaria pero no suficiente, la estructura además, ha de ser resiliente”.

El director de Innovación de RDC también nos habla de las problemática de las bateas de madera y cómo dichos problemas y limitaciones se solventan, en gran parte, con las bateas fabricadas por la empresa. Así, por un lado, las bateas de madera cuentan con “una vida útil reducida con importantes costes de mantenimiento asociados a una alta huella de carbono; dificultad cada vez mayor de encontrar eucaliptos adecuados; irregularidad y propiedades diferentes de las distintas vigas; cambio de geometría con el transcurso del tiempo; al tratarse de un material orgánico, que este se pudre y a él se fijan algas; difícil sustitución de elementos dañados; fragilidad en la conexiones; alteración del ecosistema de las rías por descomposición y la utilización de productos para su mantenimiento y la seguridad del trabajador. A lo que se suma una difícil justificación como innovación en lo que respecta a las ayudas FEMP”. Por el contrario, las bateas de RDC fabricadas con vigas Formex ® “están diseñadas para resistir al menos como la de madera, con flexibilidad similar y con modo de fallo dúctil; se adaptan al oleaje y, con ello, se producen menos desprendimientos; no hay degradación progresiva del material, como sí sucede en la madera; y tienen una larga vida útil”.  En materia de seguridad, añade Camacho, “las propia vigas tienen una rigurosidad que las hace antideslizantes, y al ser inorgánicas no se fija materia orgánica, como pueden ser las algas, con lo que es mucho más difícil que la superficie sea resbaladiza”. Se puede limpiar con agua a presión. Y, al tratarse de una innovación evidente, se puede acceder a la máxima financiación del FEMP en materia de innovación.

Nos explica también en el artículo Esteban Camacho cuáles son los dos modelos de bateas que fabrican: la ‘Formex® Plus’ y la ‘Formex ® Mixta’; y también del proyecto europeo en el que están participando junto a otros 13 socios, que lleva por nombre “ReSHEAliance” y del que partirán muchas tecnologías nuevas que tratarán de incorporar a las bateas; entre esas potenciales mejoras: reducir el peso de las mismas e incrementar más su vida útil.

Accede aquí al artículo completo.

ipac. en Twitter

© 2019 IPacuicultura Nota legal Política de privacidad Por ipho