Publicidad
Es uno de los temas que se abordarán en XIX ForoAcui

Cultivo de Invertebrados marinos: diversificación hacia el consumo humano y búsqueda de sustancias bioactivas

ipac - 9 de septiembre de 2016

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Linkedin Imprimir

El gran potencial del cultivo de invertebrados y sus distintas aplicaciones, donde además de la alimentaria se encuentran la farmacológica, nutracéutica o cosmética será uno de los novedosos temas que se abordarán este año en el XIX Foro de los Recursos Marinos y de la Acuicultura de las Rías Gallegas (ForoAcui), que se celebra los días 6 y 7 de octubre en o Grove, Pontevedra.

Desde la organización de ForoAcui avanzan que serán Pedro Álvarez y Carolina Alonso, los dos socios fundadores de la empresa  iMare Natural S.L., quienes detallarán, tanto desde el punto de vista empresarial como desde el punto de vista de la investigación,  el cultivo de este tipo de especies y las grandes posibilidades que entraña.

Y es que iMare Natural S.L, dedicada a la diversificación de los cultivos marinos en el sector de la acuicultura integrada, produce invertebrados con la vista puesta, por un lado, en el consumo humano. Y, por otro, con el objetivo de lograr extraer sustancias bioactivas para usos farmacológicos, nutracéuticos o cosméticos. En esta segunda línea, iMare Natural está inmersa en un proyecto de gran calado financiado por el programa europeo H2020 denominado “Herramientas y estrategias para acceder a compuestos bioactivos originales a través del cultivo de invertebrados marinos y simbiontes asociadas” (TASCMAR).

EL ORIGEN: LA ORTIGUILLA DE MAR
Fue en el año 2013, como recuerdan desde la organización de ForoAcui, cuando investigadores de la Universidad de Granada consiguieron cultivar por primera vez en cautividad  en España la ortiguilla de mar (Anemonia sulcata), al mismo tiempo que comenzaban a  trabajar sobre el cultivo de pepino de mar (Holothuria tubulosa), y una planta marina, la salicornia o espárrago de mar. Un trabajo que han venido desarrollando como spin-off de la Universidad de Granada y que ha sido el origen de iMare Natural

Las razones de porqué los invertebrados y más específicamente la ortiguilla de mar lo explica Pedro Álvarez, uno de los socios fundadores,  de forma clara y concisa: “la demanda de anémonas unido a su alta rentabilidad económica no solo se está reflejando en un notable descenso de la poblaciones naturales sino que, además, está poniendo en grave riesgo a la especie. Si a lo anterior se suma su alta calidad nutricional, y el hecho de que esté considerada como una de las fuentes más abundantes de proteínas y ácidos grasos esenciales, las razones de su cría en cautividad para una empresa que busca encontrar cultivos alternativos a los tradicionales y hacerlo a través de una acuicultura integrada, es, además de un objetivo a alcanzar, un gran estímulo”.

Y es que, como recuerda Álvarez una de las razones fundamentales de iMare Natural , además de la diversificación de especies acuícolas en España, “es la utilización de métodos sostenibles con el medio ambiente. En este caso a través de la acuicultura integrada donde al cultivo de ortiguilla de mar se integra el cultivo de otras dos especies (pepino de mar y espárrago de mar)”.  De modo que, continúa, “los excedentes alimenticios y desechos orgánicos resultado de la producción de la primera son, así, reciclados y aprovechados, para convertirse en fertilizantes y aportes nutricionales de las otras dos especies”.

Si bien en el caso del pepino de mar y espárrago de mar, todavía están trabajando a nivel de investigación tanto en la optimización de las técnicas de cultivo en el primer caso, y en lo que respecta al cultivo acuapónico, en el segundo; la ortiguilla de mar, está a punto de entrar en el mercado.

Proyecto TASCMAR

La biodiversidad marina es una fuente inagotable de descubrimientos para, entre otros, la medicina, la farmacología, o la cosmética. Y precisamente, en este campo es en el que se desarrolla el proyecto financiado por el programa europeo H2020 TACSMAR –con 6,8 millones de euros y a 4 años- en el que, entre otras instituciones de siete países, participa iMare Natural.

Dicho proyecto, que será expuesto por otro de los socios fundadores de la empresa, Carolina Alonso, aspira a desarrollar nuevas herramientas y estrategias para superar los cuellos existentes en el descubrimiento biológico y la explotación industrial de nuevas biomoléculas marinas con aplicaciones para el desarrollo de ese tipo de productos farmacéuticos, nutracéuticos o cosméticos.  “A  grandes rasgos -explica Pedro Álvarez-, de lo que se trataría es de recoger muestras de invertebrados que puedan ser de interés, procesarlos en el laboratorio, ver si tienen alguna sustancia considerada provechosa para dichas aplicaciones, y si es así, llegar a cultivar esos invertebrados en condiciones controladas”. Entre las posibles aplicaciones que se estudian en este caso concreto del TACSMAR se halla la lucha contra el envejecimiento (degeneración macular, problemas de artrosis, aspecto estético de la piel….) y posibles enfermedades como el Parkinson o el Alzheimer.

ipac. en Twitter

© 2018 IPacuicultura Nota legal Política de privacidad Por ipho