Publicidad
Obtiene financiación de la Fundación Biodiversidad

La USC seguirá trabajando en el cultivo del mejillón de río

IPAC - 18 de abril de 2017

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Imprimir

El Campus Terra de la USC ha logrado el respaldo de la Fundación Biodiversidad para dar continuidad al cultivo y conservación del mejillón de agua dulce “Margaritifera martaritifera”, un proyecto desarrollado grupo de investigación de conservación de pescados y mariscos USC (GI-2040) en el marco del programa Life Margal Ulla y en colaboración con el Departamento de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio. Hasta la fecha la iniciativa ha permitido el desarrollo e implementación de la única planta de cultivo existente en la Península Ibérica de mejillón de agua dulce, una especie que está en peligro de extinción y que tiene un papel fundamental de filtrado del ecosistema acuático, y que además es un bioindicador de la calidad de las aguas.

Localizado en las instalaciones del centro ictioxénico O Veral (Lugo), su creación es fruto de un proyecto piloto puesto en marcha con el objetivo de lograr el ciclo biológico integrado de la especie, conseguir juveniles viables para reforzar las poblaciones de este bivalvo en cuenca del río Ulla. El logro ya se ha alcanzado y actualmente se conservan cuatro cohortes sucesivas de semillas, recogidas en ciclos anuales desde 2013.

Caracterizado por una longevidad extraordinaria, superior a los 100 años, y por un complejo ciclo de vida, en la que los salmónidos nativos desarrollan un papel importante al albergar sus larvas, así como ejercer de vehículo para la dispersión en los ríos. Esta especie ha pasado de ser uno de los bivalvos más comunes en las frías aguas de los ríos del Atlántico Norte a situarse en la actualidad al borde de la extinción. Todo ello se refleja no sólo en la distribución, también en los niveles de reclutamiento en las áreas de distribución. Precisamente éstas son las circunstancias que provocaron que en Europa se estén estudiando medidas de recuperación centradas en la mejora de los hábitats de los ríos y la implementación de experimentos ex situ para reforzar o reintroducir la especie.

La cría piloto, según la USC, es un éxito. No obstante, los problemas de reclutamiento persisten, al ser clave el mantenimiento de las poblaciones de peces acogedores. Los juveniles obtenidos después de un largo período de 9 meses en las branquias de los peces tienen un crecimiento lento y sufren altas tasas de mortalidad en las primeras etapas de la vida, lo que obliga a criarlos en cautiverio hasta que alcanzan un tamaño y una condición fisiológica necesaria para sobrevivir en la naturaleza. Por todo ello, los investigadores recuerdan que es necesario diseñar e implementar protocolos experimentales que faciliten el mejoramiento de cultivos, mejorar la supervivencia y acelerar su crecimiento.

Nuevo impulso

Los aspectos que centran las mayores dificultades en la reproducción de la especie forman parte del proyecto presentado por el grupo de investigación Copemol de la USC a la Fundación Biodiversidad, que ha sido clasificado entre los cuatro primeros, y para el que ha sido aprobado un presupuesto total de 90.000 euros (50% de cofinanciación). El objetivo principal de esta nueva acción será el de continuar con el desempeño de conservación ex situ de esta especie y optimizar los protocolos de trabajo.

ipac. en Twitter

© 2017 IPacuicultura Nota legal Política de privacidad Por ipho