Publicidad

Investigadores noruegos prueban con éxito aceite de colza en la alimentación de salmones

IPAC - 5 de diciembre de 2017

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Imprimir

La investigación y la innovación en el área de la acuicultura sigue teniendo en los piensos uno de los principales retos que abordar. La acuicultura es, con toda seguridad, una de las fuentes de alimentación clave en el futuro de la humanidad, pero sigue haciendo frente a un desafío, cuanto menos, contradictorio: demanda piensos cuya materia prima procede de la pesca salvaje en gran porcentaje. Así, son numerosos los proyectos que trabajan con el objetivo de reducir la dependencia de los stocks salvajes, introduciendo nuevos ingredientes que compatibilicen el desarrollo sostenible y a la vez la rentabilidad económica de la producción acuícola.

El centro noruego Nofima, sin ir más lejos, acaba de hacer públicos los avances que ha logrado con el uso de aceite de colza o canola en la alimentación de salmón de acuicultura. “Los ensayos preliminares y los análisis del aceite rico en omega-3 procedentes de semillas de colza genéticamente modificadas para producir DHA indican que su uso en la alimentación de salmón es seguro”, apunta el centro.

Nofima recuerda que la acuicultura necesita nuevas fuentes de omega-3 para alcanzar el potencial de crecimiento en la industria, de ahí el paso a testar omega-3 Canola, un aceite de colza rico en ácido graso marino DHA. Los investigadores noruegos han realizado pruebas de alimentación con salmón en agua dulce y en instalaciones de agua de mar en tierra, donde se agregaron cantidades crecientes de omega-3 Canola a la alimentación. Se ha llevado a cabo una prueba paralela sobre alevines en aguas más cálidas en Australia, para probar las fuentes de omega-3 en diferentes fases de crecimiento.

la conclusión a la que ha llegado Nofima apunta que el salmón alimentado con omega-3 Canola tenía los mismos niveles de filete omega-3 que el salmón alimentado con aceite de pescado. A nivel genético, los análisis demostraron que los efectos dependían de la cantidad de aceite, no del tipo de aceite. "Los análisis exhaustivos de estos resultados no han mostrado diferencias en la salud y el crecimiento entre los peces alimentados con los dos aceites", dice Bente Ruyter, gerente de proyecto de Nofima.

El proyecto está financiado por el Fondo Noruego de Investigación de Productos del Mar en colaboración con NIFES de Noruega y CSIRO de Australia.

ipac. en Twitter

© 2017 IPacuicultura Nota legal Política de privacidad Por ipho