Publicidad

El grupo Farmatox de la USC lidera el trabajo sobre nuevos métodos de detección de toxinas marinas en el proyecto Emertox

Ipac. - 4 de mayo de 2018

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Linkedin Imprimir

El grupo de investigación Toxinas marinas: Mecanismos de Transducción, usos terapéuticos y métodos de detección  (Farmatox ) del Campus Terra de la USC, coordinado por el catedrático del Departamento de Farmacología, Farmacia y Tecnología Farmacéutica  en la Facultad de Veterinaria da USC, Luis M. Botana, participa como integrante de un consorcio internacional liderado por el Centro Interdisciplinar de Investigación Marina y Ambiental de la Universidad de Porto (CIIMAR) en el desarrollo del programa europeo Emertox, a través del que se pretende estudiar la aparición y los posibles efectos de tóxicos emergentes en las aguas del océano Atlántico que se acumulan en bivalvos y peces, cuya ingestión puede deparar problemas de salud en humanos.

La participación del equipo de investigadores integrados en el grupo Farmatox (GI-1682 da USC) se centrará en la coordinación del paquete de tareas relacionadas con el desarrollo de nuevos métodos de detección de toxinas marinas.  Y es que un hecho importante, como recuerda la USC, es que la presencia de toxinas marinas, tradicionalmente asociada con la existencia de agua caliente en zonas tropicales del Pacífico, Índico y también del océano Atlántico, se han visto modificada por factores como el calentamiento global o el incremento del tránsito marítimo, que han provocado en los últimos tiempos la aparición y el aumento de la presencia de este tipo de toxinas emergentes en áreas costeras y oceánicas antes poco habituales.

Durante los cuatro años que dura el proyecto, que se inició en el mes de abril, los equipos de investigación implicados en el mismo y que pertenecen a ocho países, estudiarán, entre otras, algunas de las toxinas emergentes (tetrodotoxinas, palitoxinas y ciguatoxinas) presentes en los microorganismos (bacterias y microalgas) causantes de las mareas rojas, elementos tóxicos sin incidencia negativa en las especies (bivalvos, peces y oinvertebrados) en las que se hospedan o acumulan, pero que sí pueden provocar episodios de intoxicación en humanos.

Otras de las aportaciones que pretenden los socios del consorcio internacional implicados en el proyecto  Emertox se refiere a la realización del mapeo de toxinas y  otros organismos en aguas del Atlántico Norte y del Mediterráneo, así como al desarrollo de modelos de previsión de su evolución en diversos escenarios que calentamiento global.  El conocimiento adquirido después de esta fase de estudio exhaustivo, subraya la USC, “será también de gran importancia a la hora de prestar asesoramiento a las autoridades nacionales y europeas, tales como la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria, así como para recomendar cambios legislativos o nuevas necesidades en el seguimiento de estas toxinas".

El proyecto Emertox, que comenzó su andadura a mediados de abril en Cabo  Verde, e involucra a un consorcio de 15 centros de investigación y empresas de España, Francia, Reino Unido, Italia, República Checa, Cabo Verde, Marruecos y Túnez, está financiado con fondos europeos al amparo de la estrategia Horizonte 2020 y su presupuesto es de un millón de euros.

ipac. en Twitter

© 2018 IPacuicultura Nota legal Política de privacidad Por ipho