Publicidad
La Fiscalía General insta a los supermercados a ser más estrictos

Un informe alerta sobre el alto etiquetado incorrecto en Nueva York

Ipac - 4 de enero de 2019

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Linkedin Imprimir

Más de una de cada cuatro compras de mariscos que se realizan en el estado de Nueva York están mal etiquetadas. Es la principal conclusión de un infrome titulado “Fishy Business: Fraude y etiquetado incorrecto en los supermercados del estado de Nueva York”, elaborado por la fiscal general, Barbara D. Underwood en el que denuncia que el etiquetado erróneo desenfrenado de ciertas especies populares, incluyendo el lenguado, el pargo rojo y el salmón salvaje. El informe detalla los altos niveles de sospechas de fraude y etiquetado incorrecto en las cadenas de supermercados del estado de Nueva York. 

La investigación de la fiscal general, que incluyó pruebas de ADN, encontró que más de una de cada cuatro muestras compradas no se vendieron bajo un nombre de mercado reconocido por el gobierno federal para esa especie. El etiquetado incorrecto de ciertas especies populares fue rampante, incluido el salmón “salvaje” (27.59 % de las muestras vendidas como salmón “salvaje” fue etiquetado incorrectamente), el pargo rojo (67 % fue etiquetado incorrectamente) y el lenguado (87.5 % etiquetado incorrectamente). Los sustitutos a menudo eran especies más baratas, menos deseables y menos sostenibles ambientalmente. Esto incluye el salmón criado en granjas que se vende como salmón salvaje, el pargo que se vende como pargo rojo y el panga que se vende como lenguado limón.

“Está claro que el fraude en los mariscos no es solo una casualidad, sino que está muy extendido en Nueva York”, señala la fiscal general Underwood. “Los supermercados son la última línea de defensa antes de que un pescado falso termine en una cena familiar, y tienen el deber de hacer más. Sin embargo, nuestro informe deja claro que los neoyorquinos pueden ser víctimas de un etiquetado incorrecto con demasiada frecuencia. Estamos tomando medidas de cumplimiento, y los consumidores deben estar alerta y exigir que sus supermercados pongan a los clientes en primer lugar al tomar medidas serias para garantizar el control de calidad en sus mostradores de mariscos”.

Desde fines de 2017 hasta 2018, la oficina de la Fiscal General (OAG, por sus siglas en inglés) emprendió la primera investigación importante del gobierno en los Estados Unidos para atacar el fraude de productos pesqueros en las cadenas minoristas de supermercados. La OAG compró pescados y mariscos según la disponibilidad en 155 ubicaciones en 29 marcas de supermercados, que se enfocan en nueve categorías distintas, que incluyen el pargo rojo, el pargo (variedades que no sean el rojo), el mero, el bacalao, el salmón salvaje (incluido el chum, coho, sockeye y king), fletán, lenguado limón, lenguado (variedades distintas del limón), lubina rayada y atún blanco.

Posteriormente, la Fiscalía General envió las muestras para su análisis en el Ocean Genome Legacy Center, un laboratorio académico de la Northeastern University. El informe detalla el método de código de barras de ADN que usó la Fiscalía para probar las compras de mariscos y el etiquetado incorrecto, así como ciertas limitaciones asociadas con los resultados. Por ejemplo, debido a que la selección y disponibilidad de productos del mar varían sustancialmente, no hay dos cadenas que tengan la misma variedad y número de muestras recolectadas. Los resultados son, por lo tanto, ilustrativos, pero no representativos.

Utilizando este enfoque, el informe de la Fiscal General detalla varios hallazgos clave:

• Más de una de cada cuatro (26.92 %) compras de mariscos con un código de barras identificable fue etiquetada incorrectamente. Aproximadamente dos tercios de las marcas de supermercados revisadas tenían al menos una presunta etiqueta incorrecta.

• Un pequeño subconjunto de marcas de supermercados fue responsable de una parte muy desproporcionada de presuntos errores de etiquetado. De las 12 cadenas con 10 o más muestras analizadas, cinco tuvieron tasas de sospecha de etiquetado incorrecto que superaron el 50 %, incluidos Food Bazaar, Foodtown, Stew Leonard, Uncle Giuseppe y Western Beef. Estos cinco recibieron cartas de cumplimiento de la Fiscalía General para obtener más información, incluso sobre sus prácticas de control de calidad de los productos del mar, y podrían enfrentar sanciones económicas.

• Si bien el etiquetado incorrecto afectó a casi todas las categorías de mariscos probados, se encontró un etiquetado incorrecto rampante en ciertas especies. Los resultados sugieren que los consumidores que compran lenguado limón, pargo rojo y mero tienen más probabilidades de recibir un pez completamente diferente. De manera similar, los consumidores que compraron salmón "salvaje" a menudo obtuvieron los mariscos criados en granjas y habían pagado en promedio un 34 % más para evitarlos.

• Los sustitutos eran típicamente especies más baratas, menos deseables. Los snappers vendidos como pargo rojo, por ejemplo, tendían a venderse por la mitad cuando estaban correctamente etiquetados como otro tipo de pargo. Algunos sustitutos tenían niveles más altos de mercurio o provenían de pesquerías menos sostenibles que las especies previstas, lo que plantea problemas de seguridad del consumidor y sostenibilidad ambiental.

• El etiquetado incorrecto de pescados y mariscos se constata en la mayoría de las regiones de Nueva York, pero fue más generalizado en la parte baja del estado. La ciudad de Nueva York tenía una tasa de etiquetado incorrecto asombrosa (42.65 %) en todas las muestras analizadas, con tasas de etiquetado incorrecto igualmente altas en Long Island (40.63 %) y una tasa ligeramente más baja en los condados de Westchester y Rockland (32.43 %).

El informe advierte a los consumidores que deben estar alerta ante los precios de los productos del mar que parecen demasiado buenos para ser verdad, ya que pueden indicar problemas. El informe también alienta a los consumidores a exigir que sus supermercados proporcionen un etiquetado preciso de los productos del mar que venden y describan sus prácticas de calidad y sostenibilidad. Sin embargo, los minoristas, en última instancia, son responsables de comercializar con precisión los productos del mar, apunta. El informe concluye con una serie de mejores prácticas que ya están vigentes en ciertos supermercados, incluida la investigación rigurosa de los proveedores de productos del mar, la supervisión de las ubicaciones y el personal de los supermercados y el etiquetado cuidadoso, y la Fiscal General insta a todos los supermercados a adoptar estas mejores prácticas.

Puede descargar el informe aquí.

ipac. en Twitter

© 2019 IPacuicultura Nota legal Política de privacidad Por ipho