Publicidad

De cómo la investigación y la innovación de la UE impulsan la producción sostenible de productos del mar dentro y fuera de Europa

Ipac. - 15 de marzo de 2019

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Linkedin Imprimir

En el futuro, el sector europeo de los productos pesqueros de agua dulce y salada seguirá desempeñando un papel fundamental a la hora de garantizar la seguridad alimentaria y nutricional, así lo destaca la Comisión Europea, que ha querido abordar el reto de la seguridad alimentaria y nutricional a través de su marco político de FOOD 2030 Research and Innovation para preparar los sistemas alimentarios de cara al futuro haciendo que sean más sostenibles resilientes responsables inclusivos diversos y competitivos. FOOD 2030, recuerda la Comisión, establece un enfoque sistemático que articulará, ampliará e impulsará la I+I en seguridad alimentaria y nutricional en la Unión Europea (UE) al tiempo que ofrece soluciones para cuatro prioridades generales del sistema alimentario a saber: Nutrición para unas dietas sanas y sostenibles; resiliencia Climática y sostenibilidad medioambiental; Circularidad y eficiencia en el consumo de recursos; y por último Innovación y empoderamiento de las comunidades.

En este marco de FOOD 2030 se aborda el suministro y el consumo de productos alimentarios sanos y nutritivos obtenidos de las aguas continentales y marinas mediante captura pesquera y acuicultura. Por otra parte en “Food from the Oceans” (dictamen científico 5/2018) el Mecanismo de Asesoramiento Científico recomienda que las explotaciones pesqueras y de acuicultura se consideren dentro de un contexto de “sistema completo” global a la vez que destaca el gran potencial de expansión en acuicultura sostenible. Por consiguiente FOOD 2030 apoya el desarrollo de una acuicultura sostenible dentro y fuera de Europa como fuente de proteínas sanas en la lucha contra el hambre y la malnutrición así como un medio para afrontar el aumento de la demanda global de proteínas. La acuicultura, subraya la Comisión Europea, “destaca como sector con un gran potencial de creación de empleo y crecimiento tal y como reconoce la Estrategia Crecimiento Azul de la UE”. A lo que añade que para el desarrollo sostenible de la acuicultura europea es fundamental una planificación adecuada de las actividades marinas y en agua dulce que tenga en cuenta sus aspectos y repercusiones sociales ecológicas y económicas.

En este escenario la Comisión pone de relieve la importancia y el alcance de la investigación de la UE. Y es que, financiados a través del Séptimo Programa Marco (7PM) y del programa de investigación e innovación de la iniciativa Horizonte 2020, varios los proyectos de investigación de vanguardia financiados con fondos europeos destacan en qué medida fomentan los ecosistemas marinos y de agua dulce la seguridad alimentaria y la nutrición sana y sostenible en la UE (y en todo el mundo) y cómo pueden contribuir a las cuatro prioridades de FOOD 2030. Por otra parte, añaden, estas iniciativas desempeñan un papel importante en cuanto al aumento de la confianza de los consumidores europeos respecto a los productos pesqueros y afines.

Así, existen diversos proyectos que están analizando la dimensión de la producción desde distintos ángulos. AquaSpace, por ejemplo, tiene por objeto ofrecer un espacio más amplio para la acuicultura con el fin de aumentar la producción. Con el objetivo de aumentar la productividad y competitividad del sector PrimeFish recopiló datos sobre empresas individuales y señaló los factores que limitan el crecimiento del mercado. Por su parte Eloxiras desarrolló una nueva tecnología avanzada de oxidación electroquímica para los sistemas de recirculación en acuicultura.

Otras iniciativas también exploran elementos de salud y bienestar animal: Ultrafish mejoró el procesamiento de los productos pesqueros por medio de ultrasonidos para eliminar el uso de aditivos químicos para la inactivación microbiana; SPG evaluó un enfoque exclusivo y sin agentes químicos para prevenir la infección por el piojo del salmón en las explotaciones de salmones; y FishBoost optimiza los programas de mejora genética de peces para las especies de acuicultura más comunes desde el punto de vista comercial.

Las preocupaciones relativas a la salud humana, como también señala la Comisión, están cubiertas por otras iniciativas de investigación: Blue Iodine II produjo nuevos productos basados en algas para abordar la carencia de yodo en niños mujeres embarazadas y lactantes y personas de edad avanzada; y LifeOmega desarrolló productos nutricionales con una elevada concentración de omega-3 destinados a los pacientes oncológicos.

Son una muestra, todos ellos, de cómo la investigación y la innovación de la Unión Europea impulsan la producción sostenible de productos del mar dentro y fuera de Europa

ipac. en Twitter

© 2019 IPacuicultura Nota legal Política de privacidad Por ipho