Publicidad
En esta Orden se recoge expresamente aspectos como el nombre y el fundamento de la protección del producto, el ámbito de protección o la necesaria diferenciación de las marcas

Publicado en el DOG el nuevo reglamento de la DOP Mejillón/Mexillón de Galicia y de su Consejo Regulador

IPac. - 8 de abril de 2019

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Linkedin Imprimir

El Diario Oficial de Galicia, tal como recogemos en nuestra sección de legislación de este lunes, 8 de abril,  ha publicado la Orden de 20 de marzo de 2019 por la que se aprueba el Reglamento de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Mexillón de Galicia-Mejillón de Galicia y su Consejo Regulador “con el que se adapta al marco normativo actual y a las prescripciones recogidas en el pliego de condiciones que se empleó para la inscripción de esta denominación en el registro europeo”.

La actualización de esta norma, tal como destaca la Conselleríado Mar de la Xunta de Galicia, se hacía necesaria después de que la Justicia anulara la orden aprobada por la Consellería de Pesca y Asuntos Marítimos en agosto de 2008, lo que provocó que volviera a estar vigente el reglamento anterior, que databa del año 2000.

La nueva normativa aprobada por la Consellería do Mar supone, así, una adecuación tanto a la regulación actual referida a las denominaciones de origen como a otras normativas que entraron en vigor en los últimos ejercicios y que, por tanto, no se tenían en cuenta en el texto anterior.

En este reglamento de la DOP Mejillón de Galicia/Mexillón de Galicia se recogen expresamente distintos aspectos como el nombre y el fundamento de la protección del producto, el ámbito de protección, la necesaria diferenciación de las marcas o el logotipo de la denominación geográfica.

Más concretamente, el nuevo reglamento determina que “La denominación de origen registrada Mejillón/Mexillón de Galicia estará protegida contra:

a) Cualquier uso comercial directo o indirecto del nombre registrado en productos no amparados por la denominación registrada, cuando los productos sean comparables a los productos registrados con ese nombre o cuando el uso del nombre se aproveche de la reputación del nombre protegido, incluso cuando esos productos se utilicen como ingredientes.

b) Cualquier uso indebido, imitación o evocación, incluso si se indica el verdadero origen de los productos o servicios o si el nombre protegido se traduce o se acompaña de expresiones tales como «estilo», «tipo», «método», «producido en», «imitación» o expresiones similares, incluso cuando esos productos se utilicen como ingredientes.

c) Cualquier otro tipo de indicación falsa o falaz en cuanto a la procedencia, el origen, la naturaleza o las características esenciales de los productos, que se emplee en el envase o en el embalaje, en la publicidad o en los documentos relativos a los productos de que se trate, así como la utilización de envases que, por sus características, puedan crear una impresión errónea acerca de su origen.

d) Cualquier otra práctica que pueda inducir a error al consumidor acerca del verdadero origen del producto”.

Por lo que respecta a la extensión de la protección se señala que “se extiende al uso del nombre del área geográfica de producción, las rías gallegas, y se extiende al uso de los nombres de las rías, así como de las comarcas, ayuntamientos, parroquias y localidades que componen el área geográfica de elaboración, en relación con productos de la misma o similar naturaleza.

La protección alcanza desde la producción a todas las fases de comercialización, presentación, publicidad y etiquetado, así como a los documentos comerciales de los productos afectados”.

Para la diferenciación de marcas se establece, por su parte, que “en el caso de que una misma marca, nombre comercial o razón social sea utilizada para la comercialización de mejillón con denominación de origen protegida Mejillón de Galicia y otro u otros productos que carezcan del amparo de dicha denominación, deberán introducirse en el etiquetado, en la presentación y en la publicidad de estos productos elementos suficientes que permitan diferenciar de manera clara y sencilla el producto amparado con la denominación del que no la tiene, para evitar, en todo caso, la confusión en los consumidores”.

El nuevo reglamento también establece, entre otras cuestiones, los criterios a seguir por el Consejo Regulador a la hora de elaborar los registros de inscritos en la denominación, cómo tramitar las solicitudes de inscripción y también las altas y bajas.  Regula asimismo, los derechos y deberes de los inscritos en la denominación de origen y el proceso de control y certificaciones con sus correspondientes órganos de seguimiento y certificación. Además, recoge cuáles son las funciones del Consejo Regulador y de sus órganos rectores, así como su régimen económico, administrativo y contable. El reglamento de la DOP establece también el régimen electoral del Consejo Regulador, que fija la duración del mandato de los miembros del pleno en cuatro años, aunque con la posibilidad de que sean reelegidos.

ipac. en Twitter

© 2019 IPacuicultura Nota legal Política de privacidad Por ipho