Publicidad

Arabia Saudita: después del petróleo, la acuicultura

IPac. - 11 de mayo de 2017

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Imprimir

El Ministerio de Medio Ambiente, Agua y Agricultura del Gobierno Saudita ha identificado la acuicultura como un sector económico prioritario, y en este contexto, las previsiones apuntan a más de 600.000 toneladas a 2030. En 2014 su producción fue de 23.870 toneladas.  ¿Por qué prevé dar este salto, cómo, en base a qué, qué herramientas incentivadoras prevé implementar, de qué recursos dispone…?  A estas y otras preguntas hemos tratado de responder en el Nº 112 de IPac. Acuicultura.

Ahí ponemos de relieve, por ejemplo, que entre las razones de la apuesta de este país por la acuicultura se hallan reducir la enorme dependencia del petróleo y sus industrias conexas, disminuir las importaciones de alimentos, incrementar la seguridad alimentaria, el desarrollo rural, la generación de empleos o contribuir al desarrollo económico. También hablamos de la Séptima iniciativa para el desarrollo pesquero elaborada por el Ministerio de Agricultura  y el Fondo de Desarrollo Agrícola saudíes; una estrategia nacional que busca el crecimiento sostenible pesquero y acuícola del país, y donde se establecen las primeras bases para el impulso de la acuicultura.

También destacamos las importantes actuaciones que el Gobierno del país está haciendo al respecto. En el caso de la producción de peces en el mar, a principios del mes de febrero, el Ministerio de Medio Ambiente, Agua y Agricultura anunció diez carteras de inversión. La producción de  microalgas para pigmentos y de algas para reemplazar la harina de pescado son otros de los grandes  desarrollos acuícolas que el reino de Arabia Saudita pretende lograr. En el caso de la acuicultura en tierra -de enorme potencial- el objetivo pasa por primar los sistemas RAS, Biofloc y la acuaponía.

La bioseguridad es otro de los elementos clave, así como las certificaciones de las instalaciones actuales y futuras, que esperan sean certificadas en base a los estándares BAP.

Recogemos también la intensa y profusa cantidad encuentros con expertos nacionales e internacionales para exponer y revisar las perspectivas de futuro de este sector, debatir sobre los desafíos y proponer soluciones.

Un país que, también recordamos, tiene entre sus atractivos la cercanía del mercado europeo; una infraestructura  muy bien establecida: buenas redes de carreteras, aeropuertos, puertos marítimos, sistemas de comunicación, etc.; que se donde no se impone ningún impuesto especial sobre la importación de equipos, piensos para peces, productos químicos e instrumentos relacionados con las actividades acuícolas; y en el que existe un plan de incentivos tanto para inversores nacionales como extranjeros.

NUEVA NORMATIVA EN GALICIA, EL COMPROMISO DE LA INDUSTRIA INTERNACIONAL CON LA SOSTENIBILIDAD Y LA IMPORTANCIA DEL IMPACTO ECONÓMICO Y SOCIAL DE LA INDUSTRIA

Otros de los asuntos que abordamos son los cambios que ha supuesto la publicación de la Ley de Acompañamiento de los presupuestos generales de la Comunidad Autónoma de Galicia (febrero 2017), a través de la cual se ha aprobado la introducción, vía reforma de la Ley 11/2008 de Pesca de Galicia, de la Prórroga Extraordinaria del Permiso de Actividad con el objeto de adaptarla a la reforma de la Ley de Costas y permitir, de este modo, que aquellos establecimientos que hubieran obtenido u obtengan la Prórroga Extraordinaria de la Concesión de Ocupación Demanial de Costas puedan obtener, también, la prórroga de los permisos de la actividad.

No es un logro baladí, como recogemos en este número, ya que aquellas empresas cercanas al vencimiento de sus permisos  pueden solicitar ahora, doblemente, la prórroga extraordinaria de la concesión de ocupación a la Dirección General de Costas del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA), y la del permiso o título habilitante de la actividad, a la Consellería del Mar de la Xunta de Galicia.

En esa ley de acompañamiento de los presupuestos generales también se ha procedido a modificar la duración de las concesiones: de 30 a 50 años en el caso de la ocupación de dominio público marítimo-terrestre, y de 3 a 5 años en el caso de los proyectos experimentales.

También recogemos en este número 112 el papel proactivo que, cada vez más, está tomando la industria acuícola en aspectos tan cruciales como la salud y el bienestar animal, la sostenibilidad, la lucha contra los antimicrobianos, su compromiso con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, etc. Encuentros y declaraciones de grandes expertos como Steven Rafferty de Skretting,  Geir Molvik de Cermaq o Knut Nesse de Nutreco, nos dan las claves de hacia dónde quiere ir realmente la industria en este momento.

Abordamos también los impactos económicos y sociales de la acuicultura y la importancia de tenerlos en cuenta a la hora de valorar cualquier posible desarrollo o planificación acuícola futura o presente.

ipac. en Twitter

© 2017 IPacuicultura Nota legal Política de privacidad Por ipho