Publicidad

Las rías atlánticas gallegas actúan como refugios microclimáticos para determinadas algas

IPac. - 21 de abril de 2017

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Imprimir

Las invasiones biológicas y el cambio climático constituyen una de las principales amenazas para la biodiversidad y, ante las dificultades de este escenario, algunos lugares, entre ellos las rías de la costa atlántica actúan como refugios microclimáticos donde determinados tipos de especies encuentran las condiciones ideales para sobrevivir. Entre dichas especies está un tipo de alga, Fucus serratus, denominada por muchos como ingeniera de ecosistemas. Factores medioambientales han hecho que las poblaciones de estas algas se hayan contraído en muchos lugares, hasta el punto de desaparecer completamente en la zona centro-oriental del Cantábrico, mientras que en la costa atlántica gallega parece no estar sometida a la presión de esas áreas, en parte debido a los procesos de afloramiento que se dan y que enriquece y enfrían las aguas de las rías atlánticas.

Estos datos, dados a conocer por la Universidad de Vigo (UVigo), son parte dos resultados de varios experimentos llevados a cabo por investigadores da Universidad Rey Juan Carlos de Madrid  en la Estación de Ciencias Marinas de Toralla (Ecimat) bajo la dirección de la investigadora del grupo de Ecología Costera de la UVigo, Celia Olabarría. Centrados en el estudio de las dinámicas poblacionales, estos estudios forman parte de la tesis de Ana García, de da URJC, donde realiza un pormenorizado estudio sobre los factores determinantes de las contracciones y expansiones en la distribución de especies fundadoras costeras en escenarios de cambios climáticos.

En dicho estudio los autores recuerdan que la distribución de las especies está determinada principalmente por el clima, lo que, en un escenario de calentamiento global, hace que este factor juegue un papel muy importante.  En el caso concreto de la algas, la distribución esta condicionada, según indican, por la temperatura da agua “de manera que su incremento en sistemas costeros está provocando cambios en la distribución y abundancia de especies fundadoras de macroalgas, modificando la estructura de estas comunidades”. No obstante, añaden, hay que tener en cuenta otros factores físicos, tanto climáticos (temperatura del aire), como no climáticos (salinidad, radiación activa fotosintética, radiación ultravioleta…), que condicionan la distribución de las especies.

La permanencia a largo plazo de Fucus Serratus, según la parte experimental llevada a cabo en la Ecimat y como explica Óscar Álvarez, uno de los investigadores de la URJC, “dependerá de la supervivencia y crecimiento de las primeras etapas del ciclo de vida que, generalmente, son más susceptibles a los niveles de estrés”.

ipac. en Twitter

© 2017 IPacuicultura Nota legal Política de privacidad Por ipho