Publicidad

La brecha de género continúa existiendo, entre otros aspectos, en las convocatorias de proyectos de I+D+i y en las tasas de éxito de proyectos

IPac. - 12 de febrero de 2019

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Linkedin Imprimir

Con motivo de la celebración del “Día Internacional de las Mujeres y las Niñas en la Ciencia”, este lunes, 11 de febrero,  y en el marco de los actos organizados por la Unidad de Mujeres y Ciencia del Ministerio  de Ciencia, Innovación y Universidades, y por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología, se presentó el informe bienal “Científicas en Cifras 2017”.

Fue la secretaria de Estado de Universidades e I+D+I, Ángeles Heras, la encargada de exponer los datos más significativos y las principales conclusiones de este informe en el que se analiza la presencia de las mujeres en los distintos ámbitos y niveles de la ciencia en España, con especial atención a la carrera investigadora en universidades y Organismos Públicos de Investigación.

En  ‘Científicas en Cifras’ se identifica y cuantifican brechas de género, sus avances y retrocesos con el propósito de evaluar el impacto de género en las políticas de I+D+I y adoptar nuevas actuaciones en favor de la igualdad efectiva.

Entre los resultados más destacados, el hecho de que  la  proporción de mujeres en el conjunto del personal investigador en España (en equivalencia a jornada completa) se mantiene estable desde 2009 en el 39%. Aunque si bien ha mejorado levemente en los sectores de Administración pública (48%) y universidades (43%), entre el personal investigador del sector empresarial esa proporción sigue siendo baja (31%).

Otro dato relevante, y que hace referencia a la carrera investigadora, es que la representación de mujeres en la categoría de mayor rango (el Grado A) sigue siendo escasa, mientras que sí hay equilibrio de género en las demás categorías investigadoras (grados B, C y D), “lo que indica una clara segregación vertical de género (también conocida como techo de cristal)”.

En el ámbito de la financiación de la I+D+I, el techo de cristal también se observa en el caso de las convocatorias de ayudas a proyectos de I+D+I del Plan Estatal. En concreto, en la convocatoria de 2016 las mujeres están poco representadas en los dos cargos de mayor nivel (24% de las presidencias y 22% de las vicepresidencias) de estas comisiones, mientras que hay paridad (50% mujeres) en las secretarías.

En el acceso a la investigación financiada con fondos públicos –ayudas a proyectos de I+D+I- también se observan brechas de género a favor de los hombres en las tasas de éxito: 7 puntos porcentuales más para los Investigadores Principales (49%) que para las Investigadoras Principales (42%) en la convocatoria de 2016 (último año analizado).

CATEGORÍAS DE MAYOR NIVEL Y CARGOS DE GOBIERNO UNIVERSITARIOS Y CIENTÍFICOS

Las universidades públicas españolas siguen contando con solo un 21% de mujeres entre su profesorado catedrático de universidad; esta proporción en la categoría de mayor nivel continúa siendo algo mayor en los OPIs, con un 25% de investigadoras en el Grado A (que en OPIs agrega al profesorado de investigación y al profesorado catedrático de universidad). Un porcentaje que se mantiene muy lejos del que representa el total del personal investigador de OPIs (42%).

En las universidades privadas españolas la categoría de mayor nivel corresponde al profesorado director/ordinario/catedrático, donde hay un 28% de mujeres.

Esta segregación vertical continúa observándose de forma aún más notable en los órganos de gobierno unipersonales de universidades y OPIs, “si bien las cifras han mejorado ligeramente en el caso de los cargos”.  En todos los demás cargos sigue habiendo una escasa representación de mujeres, donde la mayor brecha de género continúa estando en el cargo de máximo nivel, las rectoras, pese a que avanzan al 8% del total en el caso de las universidades públicas (estaban en el 2% en 2015). También avanzó la secretaria de Estado que en 2018 -datos no se recogen en esta publicación-, las rectoras pasaron de cuatro a ocho y las responsables de OPIs de una a tres.

Por otra parte, los datos de 2017 sobre presencia relativa de mujeres y hombres en la composición de órganos y equipos de gobierno muestran que, en el conjunto de universidades públicas, solo en menos de la mitad se alcanza el equilibrio de género (existe equilibrio cuando están integrados al menos por un 40-60% de mujeres/hombres). Así, solo hay presencia equilibrada de mujeres en el 48% de los Consejos de Dirección, el 27% de los Consejos de Gobierno y el 48% de los equipos de gobierno de facultades y escuelas. Y en los OPIs cumplen el criterio de equilibrio de género el 37,5% de los Comités de Dirección y el 12,5% de los Consejos Rectores.

SEGREGACIÓN HORIZONTAL
Asimismo, se observa en universidades y OPIs segregación horizontal de género en algunas áreas científico-tecnológicas. La menor representación de investigadoras en el caso de las universidades públicas se encuentra en Ingeniería y Tecnología (con solo un 24% de mujeres entre su personal investigador, un solo punto de mejora respecto al periodo anterior), seguida con diferencia por Ciencias Naturales y Ciencias Agrícolas (que se mantienen en el 34% y 36%, respectivamente), habiendo equilibrio de género en el resto de áreas. En el caso de los OPIs solo hay desequilibrio en Ciencias Naturales (que se mantiene con un 36% de mujeres).

Descarga el informe aquí.

ipac. en Twitter

© 2019 IPacuicultura Nota legal Política de privacidad Por ipho